‘Arizona Baby’. Sala Sidecar, Barcelona.

Carta abierta a Arizona Baby

Por Pau Borràs. (@pauborras).

El pasado jueves tuvimos el inmenso placer de celebrar el trigésimo aniversario (y un mes) de la mítica Sala Sidecar a vuestro lado. Se me ocurren pocas maneras mejores de celebrar un cumpleaños, así que quisiera que esta misiva sirva de agradecimiento, a la vez que para dejar constancia de lo que fue para nosotros, humildes pseudo-cosmopolitas con la camisa por dentro, compartir una noche con vosotros.

En primer lugar, sé de buena tinta que vuestra anterior visita al agobiante pero entrañable sótano de la Sidecar fue mucho más multitudinaria. No os preocupéis, en Barcelona nos seguís gustando, pero algún iluminado decidió hace bien poco reducir el aforo de la sala de 250 a 110 personas. Estoy seguro que no tiene nada que ver con ciertos acontecimientos trágicos recientes, y ni por asomo hay un atisbo de comparación con lo que aconteció en la edición madrileña del Primavera Club en el recinto de Matadero. No se trata de eso, seguro. Supongo que tampoco tiene nada que ver con unos supuestos ataques continuos a la cultura y ocio popular que algunos sectores de la extrema izquierda vienen pregonando. Nada de eso. Se trata solo de seguridad.

En segundo lugar, el mismo viernes llamé al 91 346 10 Veintiuno, exigiendo que el gurú Tomás F. Flores os dé vuestros tres minutos de gloria en el programa más molón de las ondas peninsulares. Puestos a pedir, propuse que los amigos del Sónar os inviten como artistas invitados al show 3D de Kraftwerk de su próxima edición. Veo que no lo lleváis mal del todo. Vuestra versión de ‘The Model’ nos alucinó por su bizarrismo. Estad tranquilos, al menos siempre os quedará vuestra cuota fija en Radio Nacional de la mano de Virginia Díaz. A ella sí le caéis bien.

¿Y quién quiere a los siete u ocho músicos de Corizonas, cuando vosotros tenéis a Sr. Marrón? No necesitáis más. Además, con tanta cuerda sobre el escenario, al pobre no se le debe ver el pelo en vuestros bolos conjuntos, se debe pasar la noche cambiando maltrechas cuerdas, víctimas de vuestro furioso rock’n’roll. Pedid una guitarra de reserva a los Reyes Magos, que habéis sido buenos, anda.

Y casi se me olvida lo más importante. Felicitaros por ese último EP tan chulo, “The Truth, the whole Truth and nothing but the Truth”. Tiene temas que realmente enganchan y dónde se ha notado cierta influencia de vuestra etapa con Los Coronas. Vais en la buena dirección. Si me preguntáis con cuál de los nuevos temas me quedo, digo que con ‘Rock’n’roll Messiah’, pero ninguno tiene desperdicio.

Me voy despidiendo ya, pero no sin antes haceros una insignificante crítica con una pregunta, todo ello especialmente dirigido a Javier Vielba. Crítica: los trémolos vocales en ‘Shiralee’ están bastante conseguidos, pero, ¿crees necesario concentrar toda la energía del universo en ellos, como si las gargantas de Joan Manuel Serrat, Ismael Serrano y Xoel López se unieran para crear un órgano fonador supremo? Es una seña de identidad, lo entiendo, pero… uf!

Y la pregunta: ¿Me chivas el nombre de la tienda donde compras esas camisas?

Cordialmente,

Un incondicional.

FOTOGRAFÍAS: Alba Nájera (ljuskansliga.blogspot.com)  © 2012 Todos los derechos reservados